Duraderos y no agresivos

Por contra, no ocasionan ningún tipo de agresión al cabello. Los barros penetran en el cabello de forma superficial, así que no alteran su estructura. Además, tienen una acción astringente que desintoxica a fondo el cuero cabelludo, elimina los residuos y aporta volumen desde la raíz. También mejoran la cutícula por sus propiedades fitoterapéuticas, dejando el pelo más suelto y sin encrespamiento. Por último (y por si todavía no te has convencido), son más duraderos que el color convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *